martes, 26 de enero de 2010

La virtud más grande es el amor


La fe y la esperanza se ordenan solamente al hombre; el amor se ordena a Dios; la fe puede mover montañas, el amor crea las montañas, el cielo y la tierra; la fe anima a la criatura para que se esfuerce por alcanzar el paraíso; el amor ruega a Dios que baje con su fuego a la tierra de tal manera que el hombre por el camino de su amor alcance el cielo. La fe dice: sirve, oh hombre, a tu Dios como se debe; el amor: hazte, oh Dios, hombre y sirve al hombre, que te debe mucho de cuanto tiene. La fe dice: llama, oh hombre, a la puerta del cielo para que abran; el amor dice: oh Dios, abate las puertas del cielo para que el hombre lo encuentre abierto. La fe enseña al hombre a morir por el amor de Dios, el amor invita a Dios a que muera por el hombre y al hombre a que muera por su Dios. La fe muestra a Dios de lejos; el amor lleva al hombre a Dios, y el amor hizo a Dios hombre y al hombre Dios.

La fe es tan solo señora, porque reina sólo aquí donde no tenemos ciudadanía permanente, mientras esperamos la futura; el amor es el emperador del cielo y de la tierra. La fe es un campesino; el amor un caballero.La fe es emperatriz de muchas humildes criaturas de aquí abajo; el amor es emperador de los ángeles.La fe domina sobre los siervos; la caridad sobre los hijos amados y los santos. Considera bien este ejemplo: Si en el sol hubiese un universo como el nuestro, ¿por quién sería alumbrado, calentado, vivificado y regido? Ciertamente que no por sus rayos sino sólo por su esencia, porque el sol contendría en ella todo aquel universo. Efectivamente, el sol ilumina a nuestro mundo, lo calienta, le da vida y lo rige no por si mismo — ya que no puede venir a nosotros — sino por medio de los rayos que nos envía. Y así la razón por la cual el sol hace esto por medio de sus rayos es porque no puede desplazarse hasta nosotros.Esto y mucho más puedes pensar de Dios.

El Padre engendra su rayo de luz como el sol, es decir, el Verbo eterno y esencial. El Padre y el Verbo, como el sol y su rayo, producen un calor esencial: el Espíritu Santo. De este modo este sol divino es poder, luz y fuego; Padre, Hijo y Espíritu Santo; potencia, verdad y amor: un solo Dios y tres personas. Este sol divino todo él es poderoso, todo él resplandeciente, todo él ardiente. No tres potencias sino una, no tres luces sino una, ni tres fuegos sino uno.

De esto, sin embargo, surge una leve duda. Se ha dicho que todos nosotros estamos en Dios y que Dios es amor; puede parecer por consiguiente que todos estamos en el amor y así también, todos estamos en la verdad y todos en la verdadera potencia. Pero tal cosa es falsa porque son pocos los que viven en el amor, y por el contrario muchos los que caminan en el error y en la mentira y muchos son débiles y sometidos a flaquezas.

Empiezo respondiendo con un ejemplo: Muchos peces están al sol, pero cubiertos por el agua no se calientan; muchos ciegos están en la luz y no ven; muchos recipientes contienen alimentos y no los comen. Date cuenta, por tanto, que no es suficiente estar en un lugar para participar de los valores del lugar, si no se tienen las debidas disposiciones. El enfermo come y no le aprovecha; el muerto puesto en el fuego no percibe el calor. Si uno está al sol, pero se hace empapar constantemente con agua muy fría, no sólo no se calentará sino que estará tiritando continuamente.

Así pues, aunque estemos situados en medio del fuego divino, — que no calienta el cuerpo, sino que abrasa el alma —, no recibimos ningún beneficio de este fuego, si no dejamos de arrojar sobre el alma la granizada de la carne, el hielo del mundo, el viento de las tentaciones. Es necesario que apartemos nuestra alma de todo ese frío y entonces nadie habrá que se libre del calor de Dios, como dice el salmista. (Sal 18, 6)" (Beato Juan Domínici, obispo. Libro Del amor de caridad del Cap. 39-40).

Oración:

Padre, que nos iluminas con el sol de tu Palabra, concédenos vivir de fe, esperanza y amor, para que seamos digna imitación de tu Hijo, que pasó por en medio de nosotros haciendo el bien. El vive y reina contigo en unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén.



Tomado de la dirección web: http://www.vatican.va/spirit/documents/spirit_20010130_dominici_sp.html

6 comentarios:

Roberto dijo...

Un excelente extracto que manifiesta la grandeza de una virtud tan necesaria...

Miserere mei Domine dijo...

El texto me encantó... por su contenido y por la figura que lo escribió: El artífice de la restitución de un único papado allá por los finales de la edad media. El Beato Juan Dominici. Vale la pena echar un vistazo a su biografía. Gracias por tu comentario Roberto :)

ver con los ojos del corazon dijo...

Bonito y abrasador texto del beato Juan Dominici...

Ese fuego del espíritu debe transformarnos en totalidad... y quemar toda impureza que de nuestra humana y primária naturaleza adánica... aún hemos de llevar.

De SU MANO Y AMOR crecemos... y en SU ESPIRITU nos renueva , para madurar cada Alma y Conciencia... uniéndonos a ÉL.

Que en ÉL podamos morir par volver a nacer, desde su Resurrección simepte viva y presente...en cada Eucaristía...en cada Corazón.

Un Abrazo desde ÉL, Miserere.

Carmen.

Miserere mei Domine dijo...

Cierto... pero el fuego solo actúa si nos salimos del agua :) en la que tan cómodos vivimos.

gracias por compartir tus palabras, Carmen ;)

Maricruz dijo...

Mise, gracias. Muchas gracias.

Miserere mei Domine dijo...

Gracias a ti por tomarte el tiempo de leerlo. ;) Un abrazo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...