domingo, 1 de abril de 2012

El Misterio de la Semana de Pasión y Resurrección del Señor

Lo que se ha dicho y lo que ha ocurrido no es nada, amadísimos, si se separa de su simbolismo y de su proyecto. Todo lo que se realice y se diga, participa del simbolismo—la palabra, del simbolismo; el hecho, de la prefiguración—para que, así como el hecho se manifiesta por la prefiguración, así también la palabra se ilumine por el simbolismo.

Una obra no se construye sin un proyecto. ¿O no se ve lo que ha de ser a través de la imagen que la prefigura? Por eso, el proyecto que se va a realizar se modela primero con cera, o con arcilla, o con madera, a fin de que se pueda ver lo que va a ser construido más alto en grandeza, más fuerte en resistencia, y bello de forma y rico en instalación, gracias a una pequeña maqueta, destinada a perecer. Porque cuando se ha realizado aquello para lo que había sido destinada la figura, entonces, lo que hasta aquí portaba la imagen del futuro es destruido, por haberse hecho inútil, al haber cedido su imagen a una realidad verdadera. Pues aquello que en otro tiempo era de valor se devalúa una vez aparecido lo que es verdaderamente precioso.

Efectivamente, cada cosa tiene su propio tiempo: al modelo su propio tiempo, al material su propio tiempo. Haces el modelo de la obra real. Lo deseas porque ves en él la imagen de lo que va a ser. Suministras el material para el modelo. Lo deseas por lo que se va a construir gracias a él. Ejecutas la obra, a ella sola la deseas, a ella sola quieres, viendo en ella solo el modelo y el material y la realidad.
(Melitón de Sardes. Homilia sobre la Pascua I)

Iniciamos la Semana Santa y delante de nosotros irán apareciendo escenas, textos, signos que nos señalan el camino hacia la Pascua. Podemos entender lo que vemos desde la estética, la antropología o la sociología, pero también podemos aprovechar para adentrarnos un poquito en el Misterio que se nos presenta delante.

Melitón de Sardes nos señala algunas claves para entender la pasión y muerte del Señor. Lo hace a través de un lenguaje diferente al que normalmente estamos acostumbrados a oír. Habla de símbolos, modelos, materiales. ¿Qué tiene todo esto que ver con al Semana Santa?

Melitón nos indica que no debemos quedarnos en la superficialidad de lo evidente. El Misterio es aquello que no es comprensible en su totalidad, pero del que podemos tener referencia a través de símiles o paradigmas. Modelos que se construyen por medio de los materiales que las Sagradas Escrituras y la Fe nos muestran.

De esa forma podemos adentrarnos ligeramente en el pozo insondable de estos Misterios que son memorial de nuestra Fe. Pero, en el mejor de los casos ser el Espíritu Santo quien nos permitirá llegar algo más allá de ese asomarnos a contemplar la profundidad de lo que aconteció hace 2000 años.

Roguemos al Señor que nos ilumine para que así construyamos en nuestro interior, lo vamos a revivir desde este domingo de Ramos. Después de estos 7 días de pesar y sufrimiento, llegaremos a la ansiada Pascua.  Quiera en Señor que lleguemos a la Pascua un poco más convertidos y con algo de más santidad en nuestra alma.

2 comentarios:

soldad interior dijo...

Roguemos al Señor que nos ilumine para que así construyamos en nuestro interior, Gracias.

Paz en unidad dijo...

Que este tramo Cuaresma desemboque en mayor rectitud de conciencia, mayor conciencia del pecado o separación de Dios... y más unión con La Trinidad de la mano de Cristo Jesús...

Un abrazo Néstor!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...