martes, 17 de mayo de 2011

¿Has venido a acabar con nosotros?


Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo”. Este espíritu no podía soportar la presencia del Señor; se trataba de ese espíritu impuro que había llevado a todos los hombres a la idolatría… “¿Qué acuerdo había entre Cristo y Satán?” (2C 6,15); Cristo y Satán no podían estar de acuerdo el uno con el otro. “Se puso a gritar: ¿Qué quieres de nosotros?” El que así se exclama es un individuo que habla en nombre de muchas personas; eso da a entender que tiene conciencia de ser vencido él y los suyos.

“Se puso a gritar: ‘¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios’”. Atormentado y a pesar de la intensidad de los sufrimientos que le hacen gritar, no ha abandonado su hipocresía. Esconde el decir la verdad, el sufrimiento le aprieta, pero la malicia le impide decir toda la verdad: “¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret?” ¿Por qué no reconoces al Hijo de Dios? ¿Es este hijo de Nazaret el que te tortura, y no el Hijo de Dios?...

¿Acaso Moisés no era un santo de Dios? E Isaías y Jeremías, ¿no eran santos de Dios?... ¿Por qué no les has dicho: “Sé quién eres, santo de Dios”?... No digas “Santo de Dios” sino “Dios Santo”. Te imaginas que sabes, y no sabes nada; o bien si lo sabes, te callas por esa misma doblez. Porque no es solamente el Santo de Dios, sino Dios Santo. (San Jerónimo (347-420) Comentario al evangelio de Marcos, 2; PL 2, 125s)

-oOo-

Cada vez es más normal escuchar que las calles son lugar de escarnio para quienes creemos en Dios y somos fieles a la Iglesia. En Granada ha vuelto a acontecer uno  de estos episodios de odio a pocos días de la manifestación atea de Madrid. 

Este tipo de hechos me recuerdan al pasaje evangélico que San Jerónimo con tanta certeza comenta. ¿Qué quiere Cristo de nosotros? ¿Ha venido a acabar con algo? Cristo quiere que nos convirtamos y  que le sigamos. El demonio tenía toda la razón, ha venido a acabar con algo, con nuestro pecado.

¿Qué hace gritar a las personas contra nosotros? Solamente puedo imaginarme que les repele vernos reunidos en Nombre del Señor, ya que hacemos presente a Cristo en la sociedad. Entonces se comprenden los gritos e insultos. Aunque parezca que nos gritan a nosotros, no es así. Gritan a Cristo:

‘¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sabemos quién eres: el Santo de Dios’

2 comentarios:

Alonso Gracián dijo...

El escarnio es por Cristo, no por nosotros. Quieren escarnecer a Cristo, y lo hacen escarneciendo a los de Cristo.

Odian a Cristo, porque el mundo odia a Cristo, y como nosotros no somos del mundo sino de Cristo, por eso nos odian, y nos odiarán. No te quepa duda, amigo Miserere.

Que este escarnio sea para mayor Gloria de Dios.

"el mundo les ha odiado porque no son del mundo, como yo no soy del mundo" (Juan 17, 14)

Miserere mei Domine dijo...

Ciertamente Alonso. Actúan igual que el demonio que aparece en el Evangelio... Eso lo dice todo.

Un abrazo en Cristo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...