viernes, 30 de octubre de 2009

Símbolo Apostólico

Con este nombre se conocía en la antigüedad lo que ahora conocemos como el Credo. ¿Por qué lo llamaban así? Le llamaba símbolo porque cuando se expresaba unía en la Fe a quienes lo profesaban. San Ambrosio de Milán, en su breve tratado sobre el Símbolo apostólico no indica que también se entiende así por ser una especie de contrato que cada fiel (y el conjunto de al comunidad), realiza y renueva con Dios cada domingo.

Durante los primeros siglos, el Símbolo solo podía ser conocido por quienes hubieran sido bautizados y además no podía ser escrito. Debía ser aprendido de memoria para así retenerlo escrito en el alma. Los profanos no podía conocerlo para que así no pudieran profanarlo al exponerlo sin realmente tenerlo escrito en alma. Pero los tiempos cambiaron y al aceptarse el cristianismo como religión oficial del imperio… allá por el siglo VI… el carácter sagrado del Símbolo apostólico pasó a ser historia.

Pero que no se (re)conozca el carácter sagrado del Símbolo, no lo despoja de ser instrumento necesario para nuestra unión con Dios. Se tiene constancia indirecta de la confección del canon del Símbolo en los tiempos apostólicos, por lo que es más que probable que los propios apóstoles lo configuraran y lo donaran a las comunidades como parte del patrimonio entregado por Cristo en forma de revelación. Su carácter secreto así lo atestigua.

Es evidente que profesar el Símbolo unidos en comunidad nos hace constituir y renovar el vínculo sagrado existente entre nosotros y Dios. Sería deseable que a la profesión del Símbolo se le diera toda la solemnidad que requiere el acto que realizamos y no se lo recitáramos como perseguidos por el diablo… que de hecho es lo que sucede cuando desdeñamos los aspectos simbólicos de la Liturgia.

En el símbolo repasamos el conjunto de pilares sobre los cuales se apoya nuestra Fe y unidad. Recordemos que dentro del Símbolo, profesamos nuestra Fe en una Iglesia única, universal, santa y apostólica. No son palabras vanas o una mera referencia a pertenecer una tradición determinada. Se trata de reconocer y proyectar nuestra comunidad dentro de la Iglesia universal, aceptando su carácter único y santo. Se trata de reconocer que la Iglesia es más que el conjunto de particularidades, instituciones y reglamentos. Se trata de ver en la Iglesia como un ideal a construir cada día entre nosotros.

El Símbolo apostólico une a cada fiel con la comunidad y a su vez une a la comunidad con al Iglesia universal. Así mismo, une a la Iglesia actual con la Iglesia primitiva dentro de una continuidad que lejos de ser profana es evidencia sagrada.

Notas adicionales: por si a alguien le sorprende el uso del secreto en la Iglesia primitiva, le recomiendo leer en la enciclopedia católica sobre la disciplina del secreto: pulsar
También es interesantísimo leer sobre el credo en las obras de San Ambrosio de Milán: Explicación del símbolo y de San Cirilo de Jerusalén: Catequesis V,12: La confesión de la fe en el Símbolo. Pulsar

2 comentarios:

ver con los ojos del corazon dijo...

Curioso el símbolo de la Fe... pero lo esencial, no tiene forma...
aunque a la vez las contenga todas.

Y vemos también lo apartado que la Iglesia ha tenido lo que le ha convenido...lo que ha escondido para mantener ese patrimonio hermético...

Gracias, querido Miserere... al menos por ti me he enterado...


Un Abrazo...siempre nuevo..

Carmen

Miserere mei Domine dijo...

Hola Carmen,...

No entiendo a lo que te refieres al indicar que "no tiene forma".

Quizás no tenga forma si piensas en el Símbolo como una oración... cosa que no es. Tampoco es una plegaria ni una alabanza. Tampoco es algo que nos lleve a contemplar.

Es una profesión de Fe. Profesar es expresar en público lo que se tiene certeza. Profesar la Fe es cogernos de las manos para avanzar juntos aceptando unidos lo revelado por Cristo. Simplemente nos hacemos Iglesia... Bueno. Es lo que debería ser y desgraciadamente muchos hemos olvidado.

De ahí su importancia y el cuidado que Iglesia primitiva tuvo de que fuese solo conocido por quienes habían sido bautizados. Quienes formaban la Iglesia.

Leo que, en cierto sentido, te ves lejos de la Iglesia al entrever propósitos egoístas. La cosa no va por ahí, te lo aseguro. :) Pero es largo de explicar. Un avance:

Recuerda que Jesús dijo "Lo que os digo en tinieblas, decidlo en luz; y lo que oís al oído, predicadlo desde los tejados." (Mt 10,23) Por decir que no quede, por gritarlo a los cuatro vientos que no quede...
... quien tenga oídos que oiga. :)

El patrimonio no es hermético ni mucho menos. Estuvo y está disponible para quien que quiera hacerlo suyo.

Un abrazo en el Señor. Gracias por dejar estas líneas. :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...