domingo, 28 de agosto de 2011

Todo cuanto de verdadero había leído, se decía aquí realzado con tu gracia

Agustín, Santo
Así, pues, cogí avidísimamente 'las venerables Escrituras de tu Espíritu, y con preferencia a todos, al apóstol Pablo. Y perecieron todas aquellas cuestiones en las cuales me pareció algún tiempo que se contradecía a sí mismo y que el texto de sus discursos no concordaba con los testimonios de la Ley y de los Profetas, y apareció un o a mis ojos el rostro de los castos oráculos y aprendí a alegrarme con temblor.

Y comprendí y hallé que todo cuanto de verdadero había yo leído allí, se decía aquí realzado con tu gracia, para que el que ve no se gloríe, como si no hubiese recibido, no ya de lo que ve, sino también del poder ver—pues ¿qué tiene que no lo haya recibido?—; y para que sea no sólo exhortado a que te vea, a ti, que eres siempre el mismo, sino también sanado, para que te retenga; y que el que no puede ver de lejos camine, sin embargo, por la senda por la que llegue, y te vea, y te posea.

Porque aunque el hombre se deleite con la ley de Dios según el hombre interior, ¿qué hará de aquella otra ley que lucha en sus miembros contra la ley de su mente, y que le lleva cautivo bajo la ley del pecado, que existe en sus miembros? Porque tú eres justo, Señor, y nosotros, en cambio, hemos pecado, hemos obrado inicuamente; nos hemos portado con impiedad, y tu mano se ha hecho pesada sobre nosotros, y justamente hemos sido entregados al pecador de antiguo, prepósito de la muerte, porque persuadió a nuestra voluntad de que se asemejara a la suya, que no quiso persistir en tu verdad. (San Agustín. Las confesiones, Libro VII, Cap. XXI, 27)


Hoy celebramos a San Agustín, persona que buscó la Verdad y se hizo libre a partir de Ella.

Ser sanados para poder ver la senda que nos lleva a Dios. Senda por la que llegar y recibir a Dios en forma de Gracia y don.

El ser humano contemporáneo desdeña la Verdad, porque ha aprendido que la Verdad limita su libertad. Pero ¿Es esto posible? ¿La Verdad nos limita o nos potencia?

Depende de a que llamemos libertad. Si decimos que el sordo es más libre que el que oye, ya que puede ponerse la música que quiera sin que esto le afecte, entenderemos el concepto de libertad contemporáneo. Por esta razón el que no tiene oídos para oír, se considera libre. El que oye, entiende y decide frente a lo que conoce, resulta ser una persona esclava de su conocimiento y sentido.

El pecador de antiguo, como llama San Agustín al diablo,  nos persuade de seguir su voluntad y lo hace embotando nuestra percepción y nuestro entendimiento. Sólo de esa forma podemos seguirlo sin darnos cuenta del engaño. Si nuestra voluntad fuese realmente libre, se uniría a la voluntad de Dios sin dudarla.

Les recomiendo leer las obras de San Agustín. Quizás las confesiones sean la puerta de entrada más común. También puede ser interesante introducirse por medio de los Comentarios a los Salmos, el Tratado sobre el evangelio de San Juan o los Sermones. En estos libros tenemos lecturas rápidas y concretas, que nos van acercando a las Sagradas Escrituras. También hay una serie de tratados breves, como el del Orden, la Paciencia, ... que son fáciles de leer.

Los momentos de quietud, antes de dormir, son especialmente propicios para ir leyendo con tranquilidad, la inmensa obra de San Agustín. 

4 comentarios:

Marian dijo...

¡Como no Miserere!era imposible
que no hiciera una entrada, con lo mucho que le gusta y sabe de San Agustin.
La verdad, es que estamos de
fiesta con este gran santo, que
tenemos que leer como bien nos aconseja, y aprender de el.
¡Tarde te amé Hermosura tan antigua y tan nueva! ¡Tu estabas dentro de mi, yo estaba fuera!...
Cuantas veces estamos fuera...
Pidamos su intercesión hoy en su
santo.
¡Feliz día!
Dios le bendiga!!!

NIP dijo...

Buenos días Misere mei Domine. Me llama la atención que con tan gran santo precisamente en el norte de África (Hipona) no cuajara la fe.Un abrazo.

Miserere mei Domine dijo...

Hola Marián :)

Cuanto lloró y oró Santa Mónica por su hijo, pero hasta que la sordera voluntaria empezó a remitir, no puedo entrar el Espíritu de Dios en Agustín. Eso si, cuando entró lo hizo con tal ímpetu que resonó toda la cristiandad. Tanta Belleza y lo que costó que la reconociera.

La conversión es un misterio del que sólo Dios y cada uno, dentro de si mismo, es capaz de dar razón.

Un abrazo en Cristo :)

Miserere mei Domine dijo...

Estimado NIP, el problema del norte de África fue que el Islam arrasó con todo lo que se puso delante. A duras penas, algunas comunidades cristianas perduraron en Egipto y Tierra Santa. En oriente, la iglesia nestoriana también subsistió y ahora está unida a Roma como Siro-Malabar.

La Iglesia Libia emigró hacia Europa, dado la población era pequeña, frente a la invasión árabe.

Además los cristianos libios estuvieron muy enfrentados por las herejías arrianas y donatistas.

Es decir un cúmulo de circunstancias que hicieron que la Iglesia libia desapareciera como tal.

Un abrazo en el Señore, gracias por pasarte por el blog :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...