domingo, 9 de marzo de 2014

¡Paremos la cadena del pecado! San Gregorio Magno

¿Quién de nosotros no es tentado? La tentación es una constante en nuestra vida, de igual forma que la respuesta a la tentación, también lo es. Fijarnos en las tentaciones de Cristo siempre nos da pistas interesante sobre cómo actuar en esos momentos.

Hay otra cosa, que debemos considerar en la tentación del Señor: podía haber precipitado a su tentador al abismo, pero no hizo uso de su poder personal; se limitó a responder al diablo con los preceptos de la Escritura Santa. Lo hizo para darnos ejemplo de su paciencia, e invitarnos así a recurrir a la enseñanza más que a la venganza… ¡Ved qué paciencia tiene Dios, y cuál es nuestra impaciencia! Nos dejamos llevar por el furor tan pronto como la injusticia o la ofensa nos alcanzan… (San Gregorio Magno Homilías sobre el Evangelio, n° 16)

Pecar es actuar de forma contraria a la Voluntad de Dios, porque Dios desea que seamos libres y seamos felices. El pecado nos esclaviza y nos destruye internamente. El pecado nace cuando Adán y Eva rompen la comunicación con Dios, cuando actúa al margen de su Voluntad, tal como San Gregorio de Nisa nos enseña. Entonces la libertad se degrada hasta convertirse en capacidad de elegir. Elegir que suele hacerse sin conocer ni aceptar las consecuencias de nuestros actos.

El pecado tiene una dimensión social, ya que nuestros actos no quedan recluidos en un daño personal, sino que se “contagian” de unos a otros. Una mentira da pié a que quien la recibe, vuelva a mentir. Si causamos sufrimiento a un inocente, este inocente se sentirá justificado de actuar como nosotros hemos hecho.

Cristo, no intentó trasladar la tentación a otra persona, sino que actuó con santidad. Se “limitó a responder al diablo con los preceptos de la Escritura Santa”. La santidad es la única forma de parar la cadena del pecado que llega a nosotros. Cristo recurrió “a la enseñanza más que a la venganza”. La santidad conlleva nuestro sí comprometido para que Dios extienda su Gracia hasta nosotros y seamos capaces de parar la cadena del pecado en el momento de la tentación. El acto de parar el pecado conlleva sacrificio. Sacrificio que se corresponde a la penitencia que desarrollados en Cuaresma y que lo que busca es nuestra conversión.

¿Y no has advertido en el Profeta: «Hablad en vuestro interior, y en vuestros lechos, compungíos. Ofreced sacrificios justos, y confiad en el Señor» ¿Dónde crees que se ofrece el sacrificio de justicia, sino en el templo de la mente y en lo interior del corazón? Y donde se ha de sacrificar, allí se ha de orar. Por lo cual no se necesita de locución, esto es, de palabras sonantes, cuando oramos… (San Agustín, Del Maestro, Cap. I)

San Agustín señala que el sacrificio justo es el que realiza en nuestra mente y en nuestro corazón. Este sacrificio produce que la voluntad no acceda a la tentación y detenga el pecado. También habla de la oración como fundamental para acompañar este sacrificio y propiciar nuestra conversión: “donde se ha de sacrificar, allí se ha de orar”. Oración que es práctica directa de las virtudes.

Para de veras encontrar a Dios no es suficiente orar con el corazón y con las palabras, ni aprovecharse de ayudas ajenas. Esto hay que hacer, pero, además, esforzarse lo que pueda en la práctica de las virtudes. En efecto, aprecia más Dios una acción que haga la propia persona, que otras muchas que otras personas hagan en su favor (San Juan de la Cruz, Cántico Espiritual, 3, 2)

¿Y la misericordia? ¿Dónde la hemos dejado? La misericordia es fundamental para vivir la Cuaresma. Misericordia que se hace limosna, donación de nosotros mismos y humilde aceptación de la Voluntad de Dios. Misericordia que nos permite compadecernos y vernos reflejados en quien nos hace daño. Quien es tentado y cae en pecado, sufre sus consecuencias hasta el punto de buscar alivio al dolor, trasladando del error a otra persona. ¿No es digna de misericordia y justicia esta persona?

El problema es que nuestra misericordia humana siempre está falta de justicia y nuestra justicia humana, siempre necesita de más misericordia. Sólo Dios es capaz de dar ambas en la justa medida para que el pecado se detenga y la persona recobre su equilibrio.


Quien es tentado, debería de buscar abrirse a la Gracia que transforma y equilibra nuestra naturaleza humana. Gracia que nos permite actuar con santidad y detener el empuje del pecado que desea transmitirse a través de nosotros. Esto necesita de sacrificio, que se hace penitencia y da lugar a nuestra conversión.

1 comentario:

José Luis dijo...

Feliz Domingo, Día del Señor, Néstor.

En este mundo tenemos que soportar tentaciones, pero esforzándonos en seguir en la humildad de corazón por la oración incesante, jaculatorias, la Santa Eucaristía, son remedios que nos ayuda a que el tentador no triunfe sobre nosotros.

Este sábado pasado, me sucedió un caso curioso, Al salir de la Iglesia, después de la Santa Misa ya terminada sobre las siete de la tarde, me iba a la parada de autobús. pero resulta que ya no pasaba a partir de las seis de la tarde, ya que había desfile de carnaval, y las calles estaban cortada por el trayecto que iba el autobús, y yo pasar por el puente San Jorge, yo no podía, por el vértigo a causa de una enfermedad auricular, Pero pensé ir por un atajo, ya saliendo de la aglomeración por unas calle, y anocheciendo, gracias a la oración, el tentador se mantenía bien lejos, incluso bajando calles y luego subiendo cuestas y pendientes, había pasado por un rio, más bien por un puente, cuando uno está ya cansado, las tentaciones no puede hacernos nada, ya que estamos más pendiente del Señor, Sin embargo, el cuerpo débil agotado, casi sin respiración, con molestias en la rodilla y en la espinilla, hubo un tramo en que no podía más, y antes de caerme, sobre las piedras del camino, que ya no estaba en el asfalto, al sentarme sobre unas rocas, y caí de espalda, me faltó las fuerzas, las palpitaciones del corazón, hasta perder el sentido, porque no sentía nada a mi alrededor. Yo pienso, hermano, que en cualquier momento la muerte nos sorprenderá, y yo lo prefiero así, si es la conformidad de la Voluntad de Dios. Pues el tentador, como he dicho no se acerca a nosotros. Es el Señor quien nos ayuda a superar las tentaciones.

Antes de salir de la ciudad, había entrado en un mercado para comprar dos panecillos queso y jamón en lonchas, cuando ya estuve agotado, solamente di un pequeño mordisco pero casi no podía tragar,

Lo cierto, que yo pensaba que me moría allí, pero no me preocupaba, ya que me había confesado en la iglesia y recibir a Jesucristo.

Las tentaciones nos pueden azotar, pero teniendo a Jesucristo, no terminaremos heridos ni masacrados por el demonio. Debemos siempre estar vigilante, no podemos descuidarnos ni un solo instante.

Nuestras enfermedades, pienso que también son remedios para romper las cadenas del pecado, para no sucumbir ante nuestras tentaciones.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...